Comunicado de Prensa
11 septiembre, 2017
VDC – Gira por Brasil de intercambio de experiencia productivas y gremiales
30 octubre, 2017
Ver todo

Patricia Molina; Destaca el rol de la Agricultura Familiar Campesina para disminuir la pobreza

A nivel mundial muchos especialistas, de los ámbitos académicos, de los gobierno y muy especialmente de los organismos especializados de las Naciones Unidas, junto con reconocer la importancia que tiene la Agricultura Familiar Campesina, le asignan a nuestro sector una importancia estratégica para disminuir la pobreza.

Desde luego que este reconocimiento lo valoramos ampliamente, porque eso viere permitiendo que los gobiernos aumenten los recursos para apoyar al desarrollo de la agricultura familiar y en esa perspectiva están generando políticas públicas muy significativas.

Al respecto creo que la superación de la pobreza es un problema que debe ser resuelto y donde es fundamental concordar desde ya un amplio acuerdo nacional para lograr ese fin y donde todos los sectores debemos participar para generar las condiciones que faciliten la incorporación a los beneficios de la democracia de millones de personas.

Desde la presidencia de “La Voz del Campo”, vengo sosteniendo que la gigantesca concentración de la riqueza en Chile, generada por el modelo de desarrollo capitalista, vigente desde la dictadura, no ha eliminado la pobreza rural, no obstante la permanente elaboración de políticas públicas que destina millones de pesos para auxiliar con diferentes subsidios a los sectores más postergados del desarrollo.

Los defensores de las virtudes del crecimiento de la economía capitalista en Chile, vienen sosteniendo en los últimos 40 años que solo con una menor presencia del Estado en la economía y con una poderosa iniciativa privada, el país puede salir del subdesarrollo y superar la pobreza a través del chorreo.

Al respecto, la realidad indica lo contrario como también  las conclusiones de diferentes estudios elaborados por los especialistas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dan cuenta que los planes para la eliminación de la pobreza se han estancado y en no pocos países esta sigue retrocediendo.

Los estudios realizados por la FAO sostienen que a pesar del crecimiento de la economía en el continente, la mitad de los habitantes de América Latina y El Caribe son pobres y cerca de un tercio son indigentes.

En este cuadro, los defensores de la economía capitalista insisten sin cambiar el modelo de desarrollo en que se puede reducir la pobreza con una nueva alianza que promueva soluciones innovadoras.

Mientras los críticos de la economía capitalista, concuerdan desde las principales organizaciones de campesinos con las opiniones del representante de la FAO para América Latina, Julio Berdegué de que “Sin reducir desigualdades no hay como eliminar la pobreza”.

Por otra parte, los críticos del capitalismo afirman, por el carácter estrecho y concentrador que tiene el modelo, no es posible, sin romper su racionamiento general, impulsar una estrategia global orientada a la reducción de la pobreza sobre la base de una justa redistribución de la riqueza y de los ingresos.

Por eso sostengo que para avanzar en una definitiva superación de la pobreza, es necesario profundizar una estrategia democrática que potencie al Estado para que este pueda impulsar una estrategia de desarrollo integral, democrática, más justa y que permita una participación más equilibrada en la redistribución de la riqueza para superar la pobreza.

Por otra parte, los críticos al modelo capitalista demuestran con datos de los organismos internacionales, de los centros académicos y del gobierno, que el sector privado promotor en el campo de un sistema agroexportador no resuelve el problema de la pobreza, dado que lo que si hace con gran eficacia, es concentrar en grupos reducidos la riqueza.

No obstante la polémica que enfrenta a los defensores del capitalismo con los críticas, en  este escenario, existe un amplio consenso de que la Agricultura Familiar Campesina tiene una importancia estratégica para combatir la pobreza, por ser una fuerza dinámica que con todos los problemas que tenemos, somos capaces en Chile de generar un millón de empleos, protegiendo el medio ambiente y muy particularmente produciendo el alimento de Chile.

Patricia Molina; Presidenta Nacional de la Confederación “La Voz del Campo” y Secretaria General del MUCECH.